KWAN JANG NIM

Resultado de imagen para kwan jam nim

 

Kwan Jang Nim nace el 9 de noviembre de 1914, en Jang Dan, provincia de Kyong Ki. Se cuenta que su padre Hwang Yong Hwan, un estudioso que había alcanzado un alto nivel de conocimiento académico en la historia del rey Ko Jong último de la dinastía Yi, tuvo un sueño en el que vio la estrella luminosa Sam Tae en el momento del nacimiento de su hijo. Debido a ese sueño dio a este el nombre de Tae Nam, «muchacho de la estrella.», posteriormente se cambiaría el nombre por el de Kee.

En mayo de 1921 contando Hwang Kee con siete años de edad y durante la celebración de la fiesta tradicional de «Dan O,». Se desplazó al pueblo vecino en el cual se estaban celebrando actividades festivas y deportivas tales como, Sirum (lucha libre tradicional), tiro con arco y carreras alrededor del pueblo, pasando cerca de la taberna del pueblo observo un grupo de gente e imaginó que existía algún tipo de problema, observo que un grupo de ocho o nueve jóvenes rodeaban y discutían con un hombre, este grupo de las palabras pasaron a los hechos y comenzaron a intentar agredir al hombre, este en un principio solo esquivaba y eludía los ataques sin ninguna dificultad, hasta que de pronto pasó al ataque, en breves momentos con técnicas de pies y manos, todos los jóvenes estaban en el suelo bastante maltrechos, Hwang Kee escuchó a la gente comentar «es un Tae Kyon», y a otros «es el compañero de Sip Pal Ki», quedó tan impresionado por los extraños movimientos y del resultado que decidió enterarse que «era eso», comenzó a seguir al hombre para enterarse donde vivía. Varios días más tarde, se acercó nuevamente el hogar del hombre y sentándose en una colina cercana comenzó a observar la casa. Vio al hombre practicando «esos extraños movimientos» de pies y manos con un compañero.

Observó la práctica con gran interés y descubrió que eran los mismos que el hombre había utilizado contra el grupo de jóvenes en la fiesta de mayo. Continuó visitando con frecuencia la casa de estos hombres, observando interesado todos los movimientos para después repetirlos tranquilamente en su casa.

Un día decidió aprender estas técnicas y acercándose al hombre le preguntó si querría enseñarle, el se negó a esa petición diciendo que Hwang Kee era aún muy joven. Defraudado por esa negativa volvió a su casa, pero continuó visitando el hogar del hombre, observando detenidamente y practicando en solitario lo que había visto ese día. Estas técnicas no eran otra cosa que el «Tae Kyon» que se había practicado desde la dinastía Yi. Esta experiencia fue su mayor influencia en la decisión que tomó de convertirse en un Kwan Jang Nim y que consagraría su vida entera al estilo por el creado Tang Soo Do – Moo Duk Kwan.

En Corea a comienzos de 1930 el sistema educativo difería significativamente del actual. Pocos eran los estudiantes que conseguían graduarse en la escuela secundaria, Hwang Kee comenzó en la escuela elemental a la edad de 11 años y a continuación en la escuela secundaria consiguiendo terminar, graduándose en marzo de 1935. Conseguida su graduación, entró a trabajar en la compañía del ferrocarril y destinado a Manchuria en mayo de 1935. En mayo de 1936 y por mediación de Park Kyo Pil, amigo y compañero de trabajo en la estación de Jo Yang, tuvo la oportunidad de conocer al maestro chino Yang Kuk Jin a casa del cual fueron invitados.

Durante esta visita observó que el maestro Yang enseñaba privadamente en su propia casa a un grupo de alumnos la practica de un arte marcial chino. Hwang Kee a pesar del tiempo transcurrido desde su experiencia cuando tenía siete años nunca perdió su sueño con poder aprender en profundidad y de manos de un maestro un arte marcial. Ciertamente había estado entrenado cuando tenía oportunidad durante los últimos 20 años pero de una manera autodidacta, sacando y copiando de uno y otro sitio, sin embargo nunca tuvo la oportunidad de ser guiado y estructurado ni conseguir bibliografía fidedigna sobre lo que a el le interesaba, eran los tiempos de la dominación japonesa y la práctica de las artes marciales se fundamentaba en las técnicas japonesas así como el control de quien las practicaba, él, como la gran mayoría de los coreanos estaba en contra de esa invasión. Hwang Kee ante esta visita se encontraba excesivamente nervioso, veía la posibilidad de que sus sueños se hiciesen al fin realidad sabia que estaba en el hogar del maestro Yang, el cual estaba considerado como un gran maestro de artes marciales chinas. La señora Yang les recibió y dio la bienvenida, mientras esperaban les sirvió te, cuando apareció el maestro Yang vio a un hombre de unos 50 años de edad, de una apariencia muy sosegada y saludable a la vez que con una energía interior impresionante.

En agosto de 1937, tuvo que dejar al maestro Yang y regresar a Seúl por razones personales. En 1941 regresó nuevamente a Manchuria durante un tiempo para continuar con la instrucción del maestro Yang, este fue el ultimo contacto que pudo tener con el maestro Yang, tanto físico como por escrito, Corea cortó todo tipo de relación con China en 1946 una vez que esta se convirtió en un país comunista y esa parte de Manchuria quedó en manos chinas. A su llegada a Seúl después de dejar a su instructor el maestro Yang, Hwang Kee reinició la búsqueda para continuar el entrenamiento y la posibilidad de iniciar la enseñanza Fue imposible las autoridades japonesas las tenían totalmente prohibidas, solo se practicaba y bajo un estricto control los estilos japoneses de Judo y Kendo, estas eran las dos artes marciales conocidas para el pueblo en general.

Todos los estilos coreanos o que no fuesen puramente japoneses estaban terminantemente prohibidos, aunque de manera clandestina y con riesgo de ser detenidos, juzgados, encarcelados y posiblemente ejecutados, el pueblo continuaba su practica, así pues estilos coreanos como el Tae Kyon y el Subak, chinos como el Wu Shu y el Kwon Bop o el Okinawense, Okinawa Te, eran prácticamente desconocidos. Debido a esta situación era imposible para Hwang Kee que su sueño se hiciese realidad, volvió a la práctica autodidacta, pero esta vez con bibliografía y una base muy fuerte. Su trabajo en el departamento Survey del Cho Sun Railway Bureau en 1939, era bastante tranquilo, además se encontraba separado del edificio central y para mayor suerte, el edificio donde trabajaba era precisamente donde se encontraba, el salón de actos, la biblioteca y unos salones acondicionados para el ejercicio físico.

En su empleo, aunque el sueldo era bajo era bastante cómodo con las condiciones y ambiente del mismo. Utilizó la mayor parte de su tiempo leyendo libros de la biblioteca. Particularmente sobre Astronomía, Filosofía, Historia, Medicina y técnicas de Okinawa Te – Karate. Fue una sorpresa muy agradable para él encontrar libros de Karate en la biblioteca, aun que todos hubiesen sido editados en Japón. Al igual que otras muchas cosas, las publicaciones de cualquier tipo se encontraban censuradas, por otra parte fue la primera vez que vio ediciones modernas sobre artes marciales. Este fue su primer encuentro con el Karate de Okinawa, posteriormente este conocimiento influyó el sistema Moo Duk Kwan cuando el «Tang Soo Do» fue creado por el ya Kwan Jang Nim (Gran Maestro Fundador) Hwang Kee durante los comienzos del Moo Duk Kwan.

Durante ese período de tiempo desarrolló su madurez como artista marcial. Debido a su trabajó en el ferrocarril podía viajar gratuitamente a cualquier parte donde el tren llegase. Viajó por toda Corea y la mayor parte de Manchuria, contactando con maestros de otras disciplinas tanto de artes marciales como de filosofía, historia, medicina lo cual se sumó a su experiencia y su madurez en la disciplina del arte marcial que estaba creando. Finalmente Corea se convirtió en un país independiente el 15 de agosto de 1945, cuando la Segunda Guerra Mundial vino a su fin. A la sazón se hizo posible para Hwang Kee cumplir su sueño de toda la vida, el poder dedicarse exclusivamente a la enseñanza de las artes marciales.

Durante los 25 años previos, su madurez como artista marcial había estado condicionada a través de un entrenamiento duro pero autodidacta de Tae Kyon, así como sus diversas experiencias en otras artes marciales, pero lo que a él le marcó significativamente fue el tiempo que estuvo en China entrenando con el maestro Yang. No fue sólo la influencia técnica del maestro Yang sino también su enseñanza de mejorar el carácter humano, todo esto en su conjunto se puede decir que fue lo que le indicó definitivamente el camino a seguir, siendo para él una experiencia única.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.